Mexico
 

¿Cómo facilitar el aprendizaje de un segundo idioma a nuestros hijos?

Por Psic. Gabriela Palomera Cervantes

Existen muchos factores que determinan que un niño sea “realmente bilingüe”. Estamos en la era de la tecnlogía y el acceso inmediato a la información. Pareciera que en un futuro, nada lejano, nos estaremos comunicando con personas que hablan chino a través de una máquina a la que le hablaremos en español  y ella traducirá en chino lo que le hemos dicho. Ya estamos ahí.  Entonces, ¿Cuál es la diferencia entre una máquina y una persona? ¿Por qué sería importante que mi hijo aprendierá otro idioma? ¿Cómo lo puedo lograr de la manera más eficaz?

 

Empecemos por definir que el cerebro humano es la computadora, máquina o elemento más sofisticado en el mundo. Tanto, que no existe y me atrevo a aseverar, ni existirá, máquina alguna capaz de copiar y simular exactamente los complejos procesos neuronales que suceden en la mente de un ser humano. Mas importante aún,  la mente de un niño y hago mucho hincapié en la edad de 0-7, es todavía más capaz y compleja. Por lo tanto, ninguna máquina jamás logrará imponerse ante la capacidad de la mente del ser humano. Hablando de idiomas y máquinas, tomemos el ejemplo de google translate. Seguro lo hemos utilizado más de una vez para traducir una frase. Y el resultado será algo parecido a lo que estamos traduciendo, pero jamás una traducción tan específica y acertada como la de una persona que está traduciendo. Claro, las máquinas y la tecnlogía resultan ser aliados imprescindibles en el proceso de aprendizaje de otro idioma y hay que tenerlos en cuenta al momento de buscar material de apoyo para nuestros hijos.

 

Ahora, hablemos de la importancia de aprender un segundo idioma a una edad temprana. Y, ¿qué es una edad temprana? Desde que nace nuestro bebé. ¿Y si ya nació y creció? Lo antes posible. Según Glenn Doman, uno de los pioneros en el campo del desarrollo mental de los niños, una exposición a edad temprana a otro idioma dará muchas ventajas al niño: creación de estructuras neuronales, mayor facilidad para aprender y copiar los sonidos de este nuevo idioma, facilidad y adaptación al cambio y a la toma de desiciones, entre otras. En resumen, qué quiere decir esto, que sí, la edad es importante al momento de aprender un idioma. Y la edad temprana es vital por el desarrollo que tiene la mente del bebé. No obstante, cualquier momento es bueno para empezar a aprender.

 

Por lo tanto, no deberíamos de asumir que únicamente porque los niños tienen la hablidad natural y un cerebro fascinante para aprender idiomas es suficiente para que en edades adultas logren sobresalir y sean bilingües. No, además de una metodología y una guía para el aprendizaje de otro idioma, Erika Hoff psicóloga especializada en desarrollo bilingüe dice: “ […] es muy importante tener en cuenta que al momento de adquirir una segunda lengua se requiere una exposición masiva a ese idioma.” Exposición masiva. No es suficiente con tomar clases y hacer tareas. Hay que exponer a los niños al idioma por todos los medios. Si es posible hay que leerles, cantarles, contarles historias, hacer juegos y rimas en ese idioma. También es importante apoyarnos de la tecnología y de la música, programas de televisión y la mayor cantidad de actividades en dicho idioma, se me ocurre: un taller de cocina en inglés. Mejor aún, si se puede viajar, tomar veranos 100% en inglés o tener una niñera nativa del idioma que se busca enseñar es un plus.

 

Hay que arriesgarnos. Hay que invitar a nuestros pequeños a que hablen, canten, sueñen y piensen en inglés. Que no les de pena. Que la pronunciación no sea un impedimento. Recordar que la única manera de aprender, y dominar, cualquier cosa que se está aprendiendo es a través de la práctica. Y aprender significa también equivocarnos y rectificar. Y eso es lo que pasa en nuestras vidas todo el tiempo. A veces con el inglés, a veces con cosas más complejas, y que mejor que experimentarlo y sobrellevarlo desde pequeñitos con éxito.

 

Referencias Bibliográficas:

Doman, Glenn & Doman, Janet., (2013). Cómo multiplicar la inteligencia de su bebé. La Revolución Pacífica, Madrid, España: EDAF.

Klass, P. (10 de julio de 2017). Raising a Truly Bilingual Child. The New York Times. Recuperado de: https://www.nytimes.com/2017/07/10/well/family/raising-a-truly-bilingual-child.html