Mexico
 

Los niños aprenden jugando: beneficios cognitivos del juego en edades tempranas.

¡Vamos a aprender jugando! El comportamiento del juego está siendo cada vez más estudiado y catalogado como un elemento crucial en el proceso de aprendizaje del niño.

En recientes estudios se muestra la importancia de los recesos y el juego libre y el efecto que tienen en el aprendizaje. Niños que son expuestos a breves y continuos recesos para jugar y distraerse demuestran mayor atención en las actividades académicas (Pellegrinni and Holmes 2006). La educación física tiene implicaciones cognitivas relevantes, sin embargo, no es un sustituto del tiempo de juego libre.

También hay gran evidencia de que el jugar promueve la resolución creativa de problemas. Los psicólogos identifican dos tipos de problemas: convergentes y divergentes. Los problemas convergentes tienen una sola solución, mientras que los divergentes cuentan con múltiples soluciones. Los niños expuestos a mayor cantidad de juego libre presentan las habilidades necesarias para buscar múltiples soluciones a un problema y además, soluciones creativas en innovadoras.

Y ¿qué pasa con las matemáticas? Varios estudios han comprobado que los niños que jugaron con bloques a la edad de 4 años y los utilizaron de forma más compleja durante la edad adulta demostraron un mejor desarrollo en sus clases de matemáticas (Wolfgang, Stannard, & Jones, 2001).

Ahora, sonemos todavía más científicos y formales. La mayoría de los juegos conllevan que los niños exploren, y explorar es una forma de investigación.  Y el gusto por la investigación se puede desarrollar desde que estamos explorando y aprendiendo acerca del mundo a nuestro alrededor.

Estas son algunas actividades que podemos hacer con nuestros niños en casa para fomentar el juego y desarrollar habilidades, y claro lo podemos hacer en inglés!

*Juegos con agua, arena, leche, colorantes para alimentos. Estos pueden desarrollar el interés por las ciencias.

Ejemplo: Poner en un recipiente leche y luego poner los colorantes y batir. Mientras el niño está poniendo los colores se pueden ir repasando.   Dejar que los colores se mezclen. Después poner un poco de jabón de trastes y ver como se hace una reacción con los colores y pareciera que están bailando.

*Juegos de secuencia para desarrollar el área lógico-matemática. Jugar con bloques de diferentes tamaños. Hacer secuencias con bloques, colores, formas y que los niños las repitan idénticamente. Podemos preguntar: What shape is this? Where does this go? Is this big or little? Etc.

*Juegos de tomar roles. Ese tipo de juegos desarrollan la creatividad, imaginación, expresión de sentimientos. Por ejemplo: Se pueden hacer obras de teatro con sus personajes favoritos. Crear o inventar historias hechas por los niños.

De cualquier forma, si tuviéramos problemas en pensar en actividades, dejemos que los peques usen su imaginación y comiencen a jugar ellos solos. Seguramente nos encontraremos con un montón de ideas y juegos divertidos. Así que, la próxima vez que veamos a nuestros peques jugando hay que promoverlo y estar conscientes de que además de jugar están aprendiendo y desarrollando habilidades importantísimas para su futuro.

 

Referencias Bibliográficas:

How children learn trhough play. Recuperado de: https://www.familylives.org.uk/advice/toddler-preschool/learning-play/how-children-learn-through-play/

Estudios Citados de:

Pelligrini AD and Holmes RM. 2006. The role of recess in primary school. In D.Singer, R. Golinkoff, & K. Hirsh-Pasek (Eds.), Play=learning: How play motivates and enhances children’s cognitive and socio-emotional growth. New York: Oxford University Press.

Wolfgang, Charles H.; Stannard, Laura L.; & Jones, Ithel. (2001). Block play performance among preschoolers as a predictor of later school achievement in mathematics. Journal of Research in Childhood Education, 15(2), 173-180.